SISTEMA INMUNOLÓGICO

¿QUÉ ES EL SISTEMA INMUNOLÓGICO?

El Sistema Inmune es una impresionante maquinaria diseñada para protegernos de una amplia variedad de gérmenes. Estos pueden ser bacterias, virus, hongos o cualquier otro agente infeccioso que amenace nuestra salud.

Sistema Inmunológico

El trabajo del Sistema Inmune es un proceso muy complejo. Impresiona su capacidad de crear en poco tiempo lo que el cuerpo necesita para eliminar agentes patógenos que lo enferman. De ahí la importancia de mantener bien fortalecido nuestro Sistema Inmune.

A todos los agentes patógenos e invasores les encanta el ambiente cálido y nutritivo de nuestro cuerpo. Una vez dentro, su número crece de forma alarmante. Por esta razón hay que fortalecer nuestro Sistema Inmune.

TE ASESORAMOS GRATIS

Sistema Inmunológico

¿PARA QUÉ SIRVE EL SISTEMA INMUNOLÓGICO?

El sistema inmunológico tiene una capacidad impresionante para procesar, aprender, memorizar, crear, almacenar y utilizar información”. Reconoce moléculas que nunca antes habían estado en el cuerpo.

Nuestro Sistema Inmune es asombroso. La ciencia tarda meses y años en hacer una vacuna contra un agente patógeno específico, mientras que un Sistema Inmune bien fortificado, logra crear mecanismos para neutralizar estos agentes invasores en muy pocos días.

Sistema Inmunológico.

¿QUE DEBILITA LAS DEFENSAS DE NUESTRO CUERPO?

Las funciones del Sistema de defensa pueden verse disminuida por varias razones.

A- INMUNO-DEFICIENCIAS. PUEDEN SER:

Primarias. Provocada por un defecto intrínseco de las células del sistema.

Secundarias. Causada por un agente exterior que genera el daño, como el virus del VIH/SIDA.

El SIDA figura entre las más graves afecciones al Sistema Inmune. La causa es que el virus (VIH), ataca al mismo centro del Sistema Inmune, destruyendo progresivamente cierta clase de linfocitos. Específicamente los linfocitos CD4, también conocidos como linfocitos T4, que son glóbulos blancos que combaten infecciones y desempeñan un papel importante en el sistema inmunitario

Esto inhabilita una parte clave de las defensas de la persona afectada. Una vez que sucede esto, las infecciones reaparecen y empeoran sin que el cuerpo tenga los medios de defenderse. El organismo sucumbe a todo tipo de enfermedad e infección. Como una ciudad con los muros en ruinas, está a merced del conquistador.

B- TRATAMIENTOS ONCOLÓGICOS (QUIMIOTERAPIAS).

Sistema Inmunológico

Estos tratamientos como las quimioterapias y radioterapias, debilitan tu Sistema Inmunitario, dejándote más vulnerable a las infecciones.

Pueden colaborar con las personas que afrontan tratamientos oncológicos el consumo de UZO Supreme, así se podría fortalecer el Sistema Inmune.

C- CAUSAS EMOCIONALES.

También está demostrada que la tensión o exceso de estrés, la pérdida de un ser querido, la soledad y la depresión afectan el funcionamiento de los leucocitos y de los linfocitos. Estas circunstancias reduce la actividad de las células T, disminuyendo su capacidad de responder efectivamente.

Sistema Inmunológico

¿CÓMO NOS PROTEGE EL SISTEMA INMUNE?

Imaginemos que nuestro cuerpo es como una ciudad del pasado ubicada en un punto alto. Su primera defensa eran las murallas y puertas que custodiaban vigilantes y centinelas. Si el  enemigo lograba traspasar, había otra barrera defensiva que eran los soldados y sus armas.  Esto nos hace comprender mejor LOS MEDIOS QUE EMPLEA NUESTRO CUERPO para protegernos de las agresiones.

EN LÍNEAS GENERALES EL SISTEMA DE DEFENSA FUNCIONA ASÍ:

Los gérmenes entran en el cuerpo por el aliento, la comida, el tracto urogenital o la piel. Cuando está potenciado, el Sistema Inmune los detecta y desencadena una serie de reacciones.

PRIMERA LÍNEA DE DEFENSA DEL SISTEMA INMUNE

La primera defensa contra la invasión microbiana es la piel y las membranas mucosas de nariz y garganta. Allí hay células que advierten al sistema inmunitario de la presencia de microorganismos invasores.

SEGUNDA LÍNEA DE DEFENSA DEL SISTEMA INMUNE

Los invasores pueden penetrar al cuerpo a través de una herida o por contagio. Se acciona una segunda línea de artillería del sistema inmunológico, compuesta por dos billones de glóbulos blancos. Estos son:

los fagocitos que se convierten en macrófagos, células grandes que devoran cualquier cosa que parezca sospechosa.

linfocitos, que son las células T y las células B. Estas entran en acción y empiezan a elaborar los anticuerpos.

LAS CÉLULAS B, son el brazo armado de la respuesta inmunitaria. “Buscan” el microbio que reconocen y como flechas, le atacan en alguna parte vital.

LAS CÉLULAS T,  declaran la guerra biológica, animan a las células B y a sus anticuerpos, a que se unan a la lucha contra los invasores.

3RA Y 4TA. LÍNEAS DE DEFENSA DEL SISTEMA INMUNE

Pero todavía nuestro Sistema Inmune es asombroso. Hay una tercera línea defensiva, las células auxiliares T, llaman más refuerzos, las células asesinas T.

Si alguna células infectada tan solo roza a una célula asesina T, esta acribillará a la célula infectada con proteínas letales, destruirá su ADN y derramará su contenido hasta que muera. Es importante contar con ellas porque eliminan rápidamente a las células cancerosas y las células invadidas por otros virus.

Además de las células asesinas T, hay otras células también asesinas en el armamento del Sistema Inmune humano, las células NK. Tienen una función citotóxica y sus “principales objetivos son las células tumorales, a las cuales eliminan rápidamente.

De ahí la importancia de contar con este tipo de células que nos protegen de padecer graves problemas de salud como tumores, cánceres de muchos tipos y más.

Para que estén listas para protegernos, nuestro sistema inmune debe estar en optimo estado, bien fortalecido a través de la nutrición.

Como notamos, nuestro Sistema Inmune es una maquinaria perfectamente engranada que está a nuestro servicio.

Existen Muchos tipos de virus y bacterias que son muy agresivos, además de otros factores perjudiciales a la salud. Necesitamos un sistema de defensa que no esté disminuido.

Necesitamos reforzarlo y potenciarlo constantemente. ¿Cómo?

TE ASESORAMOS GRATIS

Sistema Inmunológico

¿CÓMO REFORZAMOS Y FORTALECEMOS EL SISTEMA DE DEFENSAS?

Fortalecemos principalmente el sistema de defensas a través de los nutrientes que ingerimos en nuestra alimentación.

Pero, son muchas las razones por la que no tenemos una nutrición adecuada. De ahí la importancia de consumir una excelente suplementación alimenticia.

Sistema Inmunológico

Necesitamos vitaminas, minerales y aminoácidos para que nuestro sistema de defensas funcione correctamente.

Darle al cuerpo los NUTRIENTES necesarios y evitar hacer lo que lo daña, reduce la posibilidad de malograr células. Puedes ayudarte a mantener en optimas condiciones  el Sistema Inmune con la nutrición de suplementos.

Sistema Inmunológico

El arabinoxilano presente en el salvado de arroz y que se produce de este procedimiento, es una fibra que estimula el sistema inmunitario. Activa y fortalece de manera segura y natural un sistema inmune debilitado, aumentando la producción de Linfocitos T, Linfocitos B, Macrófagos y las Natural Killer (NK). Estas últimas son células linfoides que detectan células malignas y las eliminan.

El arabinoxilano es uno de los inmunomoduladores naturales más potentes que se conocen. Sus efectos son similares a los que producen los inmunoestimuladores farmacéuticos. Sin embargo, tiene una gran ventaja y es que no produce ningún efecto secundario adverso ni tóxico, como las quimioterapias.

SALVADO DE ARROZ

Numerosas investigaciones han concluido que el consumo de Salvado de arroz procesado, puede ayudar al organismo. Le da herramientas al cuerpo para que se auto repare, incrementando la susceptibilidad de las células cancerígenas a experimentar apoptosis.

La Apoptosis es una forma de muerte celular programada, o “suicidio celular” provocada por el mismo cuerpo.  El objetivo es impedir el desarrollo de células dañinas.  Pero, para que el cuerpo realice esta función correctamente, debe estar fortalecido y listo para actuar el sistema Inmune.

Sistema Inmunológico

EL SISTEMA INMUNOLÓGICO. ¿CÓMO SABE A CUÁL CÉLULA ATACAR?

El Sistema Inmune sabe a que célula atacar gracias a una molécula proteínica especial, llamada MHC (complejo mayor de histocompatibilidad), que recubre la superficie de casi todas nuestras células y actúa como señal identificadora.

Esta molécula MHC comunica al Sistema que la célula es benigna y que es parte de nosotros. De esta forma, el Sistema Inmunitario la reconoce y acepta nuestras propias células, pero ataca a cualquier otra que tenga moléculas diferentes en la superficie. De ahí la importancia de mantenernos bien nutridos y fortalecidos.

¿QUÉ PASA CUANDO SE DESCONTROLA EL SISTEMA INMUNOLÓGICO?

El Sistema Inmune normalmente, tiene la capacidad de distinguir entre lo perteneciente al individuo y lo extraño a él. Pero en ocasiones se descontrola y no consigue hacer la distinción.

Aunque no se sabe a ciencia cierta que causa su descontrol, se cree que es posible que algunas bacterias, virus o algunos fármacos puedan originar una serie de alteraciones que confunden al sistema de defensas.

Entonces en lugar de proteger lo que hace es atacar por error, a las células sanas del cuerpo, provocando trastornos muy variados. Acaba por librarse una guerra civil, una lucha contra sí mismo. Las enfermedades que entonces se producen se denominan enfermedades autoinmunes.

Sistema Inmunológico

Se cree que la fiebre reumática, la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple, la diabetes del tipo 1, la miastenia gravis y el lupus sistémico eritematoso tienen este origen.

El descontrol de este sistema, lo provoca elementos que para la mayoría de las personas son sustancias inofensivos. Entre estas se encuentra un grano de polen, una partícula de polvo, pelo de animal o tan solo un poco de cangrejo.

En esos casos, el Sistema produce cantidades excesivas de agentes químicos potentes, como la histamina, para repeler estas sustancias. En si misma esas sustancias son inofensivas, pero las reacciones alérgicas que provoca pueden ser muy molestas. Entre otras puede producirse asma, estornudos, respiración forzada, goteo nasal y lagrimeo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.