somos lo que comemos, mujer comiendo saludable

Somos lo que comemos: 6 consejos que nadie aplica

Decimos que somos lo que comemos porque llevamos dentro lo ingresa por la boca. El aparato digestivo o sistema gastrointestinal tiene como principal función recibir y transformar el alimento que nuestro cuerpo requiere para estar bien. Este sistema empieza en la boca, sigue por la faringe, luego el esófago, estómago, intestino delgado, intestino grueso y llega hasta el recto. A lo largo de todo el trayecto, nuestro aparato digestivo cumple diversas funciones con el apoyo de las glándulas salivales, el hígado, la vesícula biliar y el páncreas, órganos que le ayudan a transformar los alimentos para que nuestro organismo los pueda absorber y utilizar para nutrirse.

A continuación, unos consejos para que vigiles y desarrolles una dieta balanceada para su correcto funcionamiento. Recuerda que a todo se añade la importancia de consumir agua diariamente y en cantidad suficiente.

Los 6 consejos que nadie aplica:

Sigue estos consejos para cuidar de manera adecuada tu sistema gastrointestinal; síguelos y vivirás los resultados:

  1. Duerme y descansa lo suficiente.
  2. Muévete, haz ejercicio, disfruta cada movimiento de tu cuerpo.
  3. Toma al menos un litro de agua diariamente, además de los líquidos que usas para tomar producto.
  4. Debes comer sanamente tres veces al día e incluir alguna colación o refrigerio a media mañana y a media tarde.
  5. Espera al menos una hora para ir a dormir después de ingerir alimentos, para que tu organismo los digiera bien; no te vayas a dormir justo después de haber comido.
  6. Suplementa diariamente lo que a tu cuerpo le haga falta; escúchalo, tiene mucho que decirte, esto te llevará a entenderlo y a hacerte responsable de lo que consumes.

La vida moderna

El acelerado ritmo de vida y sus consecuentes transotrnos de orden psicológico y alimenticio, junto con la práctica corriente de ciertos hábitos nocivos, como fumar y consumir café, son las causas más frecuentes de los transtornos del aparato digestivo que se registra en la actualidad.

Entre los problemas de salud frecuentes en el sistema digestivo provocados por su mal funcionamiento se encuentran la indigestión, reflujo, gastritis, úlceras, colitis, estreñimiento, diarea, intolerancia a ciertos alimentos, higado graso, cirrosis, piedras en la vesícula y las bacterias que los ácidos gástricos no pueden controlar. Una dieta adecuada es la mejor recomendación.

A través del aparato digestivo llegan a nuestro cuerpo los alimentos, los suplementos nutricionales y el agua. Conoce más de este importante sistema corporal.

Las funciones digestivas

  • Recibe los alimentos.
  • Los transporta con movimientos rítmicos.
  • Secreta enzimas, ácidos y bilis para iniciar la digestión.
  • Absorbe los nutrientes, almacena lo recolectado.
  • Elimina lo que no se necesita.

Si somos lo que comemos, entonces ¿cómo comer?

¿Te has preguntado como te alimentas? La respuesta casi siempre es: “puedo mejorar”. Gran parte de los problemas digestivos se deben a que comemos mal en cantidad y en calidad, ya veces ni siquiera comemos. Considera siempre que tu dieta debe ser:

  • COMPLETA. Tu dieta debe contener en cada tiempo de comida los grupos de alimentos indispensables para la vida, estos son: proteinas, grasas, hidratos de carbono, fibra, agua, vitaminas y minerales. Si tu alimentación no es completa, suplementala.
  • INOCUA. Los alimentos deben estar libres de bacterias, toxinas y elementos que puedan provocar algún daño a la salud. Esto es, lavados, desinfectados, en buen estado y cocinados con todas las medidas de higiene.
  • EQUILIBRADA. Cuando hay un balance en lo que comemos, mantenemos la salud, el peso, la figura… Esta caracteristica nos invita a alimentarnos de forma saludable, teniendo en cuenta que algunos de los nutrientes se requieren en mayor proporción que otros. Azúcar, harinas y grasas en exceso, desequilibran tu salud.
  • SUFICIENTE. Ni de más ni de menos. Cada persona según su edad, actividad física, sexo, circunstancia de vida en la que se encuentra tiene requerimientos nutricionales que cumplir, es decir, una mujer embarazada y un niño de cinco años tienen necesidades nutricionales diferentes.
Abrir chat
Escríbeme al WhatsApp
Hola, en qué puedo ayudarte?